Joyas con aroma

  Tina Mateo nos demuestra que no hay límites para transmitir por medio del poderoso sentido del olfato que va dejando huellas a través de los aromas...
¿Quién no ha tenido la experiencia de encontrarse con un objeto cuyo olor le transportaba a otra época o vivencia? ¿Qué es lo que hace que una sustancia tan volátil y etérea como el perfume sea tan apreciada y utilizada por millones de personas en todo el mundo? ¿Por qué los olores están tan estrechamente ligados a la memoria y son capaces de evocar en muchas personas recuerdos más intensos que las imágenes o los sonidos?

El olfato es uno de los sentidos más primitivos del ser humano y también de los más misteriosos. Está directamente relacionado con el instinto de supervivencia y, según los científicos, éste es uno de los motivos por los que los mecanismos de la memoria se han adaptado para que perdure la información percibida a través de él.
Desde la antigüedad, el arte de la perfumería ha buscado crear recipientes y objetos especiales para contener los aromas, y en la actualidad, con el lanzamiento de cada nueva marca, los diseñadores continúan buscando ese envoltorio especial que evoque la fragancia de su interior.
Innovar vistiendo los perfumes y estimular en lo posible otros sentidos como el tacto o la vista con sofisticados envases es uno de los desafíos de esta pujante industria en la que parece que está inventado todo. Pero habría que decir casi todo porque, aunque a los diseñadores se les hayan ocurrido ideas tan originales como completar sus líneas de ropa con perfumes, sacar al mercado una colección de cofres olfativos o envejecer las colonias Len barricas de madera como los licores, todavía nadie había patentado joyas que llevaran incorporado el aroma de nuestros perfumes preferidos y que se pudiera cambiar el color de su interior para combinarlas con el vestuario.
La patente de invención que lleva por título Perfumero personal rellenable e intercambiable, es un innovador sistema inventado por la diseñadora mallorquina Tina Mateo, que conserva y potencia el olor de los perfumes. Este pequeño envase-joya consiste en un cuerpo hueco, cerrado por tapa y que aloja en su interior un cuerpo esponjoso absorbente que proyecta su fragancia al exterior de forma constante, evitando en todo momento el contacto con la piel, y une en un mismo objeto el adorno y la fragancia.
La idea de crear un artículo original, en el que cada persona pudiera utilizar sus propios perfumes, le rondaba por la cabeza desde hacia muchos años a esta diseñadora. «He tenido varias experiencias personales relacionadas con los olores, comenta Mateo, y el sentido del olfato, por su capacidad de evocar y emocionar, siempre ha sido muy importante para mi. En principio pensé en un colgante. Realicé bastantes pruebas para ver cómo llegaba el olor, cómo reaccionaban los diferentes materiales al entrar en contacto con los perfumes o qué sistemas podrían ser los más idóneos para la evaporación controlada del aroma y cuando lo tuve más o menos resuelto decidí patentarlo».
«Los comienzos no fueron nada fáciles. Solicité la patente en el año 2005 y no me la concedieron hasta finales de 2008. Durante todo este tiempo tuve muchas dudas e inseguridades y comprobé que sacar adelante el proyecto era bastante más complicado de lo que en principio pudiera parecer. Para empezar, mi intención era realizar las joyas en Baleares, pero no encontré ningún fabricante dispuesto a trabajar la plata como yo quería, además conseguir un sistema de cierre práctico y seguro no fue una tarea sencilla. Finalmente, un orfebre cordobés captó la idea y hace tres meses saqué la primera colección de piezas elaboradas en fundición y pulidas manualmente».
Mateo explica que un momento decisivo fue la feria de inventores de Cantabria. «Me invitaron y no pensaba acudir. Creía que lo que yo había hecho no era para tanto, pero fui, y para mi sorpresa comprobé que mi invento interesaba. Se acercaron varias personas alérgicas a los perfumes a felicitarme y, finalmente los jueces me otorgaron un premio a la idea. Todas estas circunstancias me dieron el empuje necesario para continuar».
El formato que presenta Tina Mateo se basa en dos piezas –base y tapa– que encajan entre sí, dejando un hueco en su interior para colocar la almohadilla donde se deposita el perfume. Los distintos diseños tienen en su parte visible un calado, que permite que la esencia se difunda al exterior y al mismo tiempo se impide el contacto de la piel con la almohadilla impregnada, de esta manera se puede lucir la joya con absoluta tranquilidad y llevar el perfume elegido sin temor a ningún tipo de reacción alérgica.
El conjunto de cada diseño incluye una base, cuatro tapas intercambiables con distintos motivos y cinco almohadillas y cordones de diferentes colores para que la persona pueda cambiar de fragancia o utilizar la que mejor combine con su vestuario.
El aroma persiste de tres a ocho horas, dependiendo de la concentración del producto, aunque si se guarda en un espacio cerrado, como un cajón o bolso, puede durar más de una semana.Para conseguir que el perfume desprenda su fragancia durante horas las almohadillas están fabricadas con materiales naturales que no modifican el aroma de la esencia elegida y permiten que se vaya volatilizando lentamente. Otra de las características de este invento es que al evitar el contacto del perfume con la piel y su pH, se mantiene el olor genuino.

 

 
 
 
 

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/01/12/baleares/1263286817.html

Horario de Atención
De Lunes a Viernes de 9:00 hs. a 17.00 hs.
Tel/fax. +34 952 838 723